sábado, 5 de noviembre de 2011

Cuanto más das, menos recibes.

A veces sientes que en una amistad falta algo.
Cuando tú apoyas a todas y les das ese empujón que necesitan, cuando siempre las escuchas y las ayudas, cuando haces algún sacrificio por ellas, cuando escuchas todas sus historias por muy aburridas que sean y las aconsejas.
¿Qué pasa cuando para tí no es lo mismo?
Cuando te ha pasado algo emocionante y no te preguntan por ello, te ponen mala cara, o cuando necesitas desahogarte y no tienes a nadie que te escuche, alomejor alguna amiga, pero no la que esperas que sea.
No sabeís la impotencia que dá el no ser comprendida de vez en cuando, porque todo el mundo necesita contarle a alguien sus historias por muy penosas que sean y que te aconsejen, aunque luego no les hagas caso porque prefieras dejarte llevar por el corazón.
A veces me falta eso, algo más cercano a mí, que no cree mal ambiente al haber hecho algo que al otro no le gustaría. A veces es bueno comprender :$
Tódo llega y todo pasa, eso espero :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario