jueves, 19 de enero de 2012

Sí, tengo un montón de defectos, no me importa admitirlo. No pienso en las consecuencias que puede tener lo que hago, simplemente me dejo llevar y lo hago. Me da igual lo que la gente opine de mí porque las únicas opiniones que cuentan son las de esas pocas personas que me conocen de siempre. Cometo muchos fallos pero en verdad me gusta fallar, porque no soy de las que se arrepienten de las equivocaciones del pasado sino de las que aprenden de ellas. Quizás no tenga unos ojos preciosos, ni un pelo perfecto.  Soy nerviosa y me sonrojo enseguida. No soy de las que se enfadan enseguida pero si alguna vez me enfado basta con darme un abrazo. Siempre pido perdón aunque yo no tenga la culpa y no me cuesta nada ayudar a los que me lo pidan. Me muerdo las uñas a menudo y no aguanto ver a la gente contarse secretos enfrente mía. No me gustan las personas que miran a la gente por encima del hombro. Adoro los abrazos y soy cariñosa. Sonrío sin motivos. A veces la vergüenza puede conmigo. Tengo días en los que no paro de reír pero también tengo días en los que no aguanto a nadie. Pienso que es necesario hacer lo que sientes y no guardarte nada dentro. Me gusta mucho decir eso de; "quien arriesga, gana".  Me encanta sentir sensaciones diferentes y descubrir cosas nuevas. Los dulces pueden conmigo y me encanta el helado de chocolate. 
Alomejor no soy perfecta pero ,¿acaso alguien lo es?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario