viernes, 17 de abril de 2015

¿Y a quien no?

¿Y a quien no le gusta experimentar?, ¿y a quien no le gusta salir a bailar? ¿a quien no le gusta descubrir, innovar, buscar, jugar, reír, saltar?

Cuentan que el espíritu de aquel niño pequeño nunca se va, que toda la vida estás preparado para emocionarte, para llorar, para sufrir.                           
                          Quizás solo hay que dejarse llevar, olvidar eso de "hay que madurar". No. No hay que madurar, hay que ser responsable pero a la porra las responsabilidades. Siempre van a existir esos momentos en los que todo te dará igual con tal de ser feliz, con tal de vivir momentos inolvidables. 
Todo tiene su momento y por muy viejos que nos hagamos nunca nunca nunca cierres la tapadera.
                            Cualquier momento la vida te da una sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario